Carnazas ¿son buenas para tu perro?

Las carnazas son de los premios más comunes, son baratos, le encantan a nuestros peludos y los entretiene por horas; pero alguna vez te has preguntado ¿qué tan saludables son?

Hay varias cosas que no sabemos sobre las carnazas y es necesario que conozcas y tomes en cuenta a la hora de elegir la ideal para tu perro. Primero hay que tener bien en claro ¿qué son las carnazas? generalmente las venden en forma de hueso, sin embargo sus ingredientes y elaboración no tiene nada que ver con su presentación.

Las carnazas son piel de ganado procesada. En el proceso de separar la piel de ganado para vestimenta la parte interna del cuero, es decir el sobrante, es la que se convierte en carnaza. Este transcurso conllevan muchas veces sustancias y procesos que pueden ser peligrosos para la ingesta de nuestros peludos, es por eso que en Dog Love nos dimos a la tarea de investigar un poco más sobre ellas, para darte los pros, los contras y cosas que no sabías acerca de esos premios que le encantan a tu perro.

Lo bueno

  • Ayuda a prevenir enfermedades en las encías. Al momento que nuestros perros muerden la carnaza y entra en contacto con sus dientes ayuda a eliminar la placa que se encuentra en sus encías.
  • Alivia las molestias en sus dientes. Cuando son cachorros nuestros peludos sufren de molestia y comezón ya que sus dientes apenas se están en crecimiento. Las carnazas les ayuda a desarrollar mandíbulas fuertes, y así dejarán de morder tus zapatos o los muebles de casa.
  • Las aman. La mayoría de los perros simplemente las ama y las disfruta.

Lo malo

  • Bloque su sistema digestivo. Cuando la carnaza se ablanda por la saliva de nuestros perros y ellos la comen esta se expande en su estómago, la carnaza se vuelve espesa y pegajosa esto puede provocar un bloqueo en su intestino que puede resultar en una visita al veterinario de emergencia.
  • Puede provocar ahogamiento. Algunas carnazas pueden no tener el tamaño apropiado para tu perro, si tu mascota traga un pedazo puntiagudo o muy grande esa porción puede que se quede atorada en su garganta.
  • Pueden desarrollar diferentes enfermedades. Las enfermedades más comunes que son provocadas por la ingesta de carnazas son la gastroenteritis y pancreatitis, que se pueden presentar en vómitos; sangrado gastrointestinal y síndrome de Fanconi que es un desorden raro del riñón.

Tememos decirte que las carnazas no son los premios más saludables para ofrecerle a tu perro debido al proceso de preparación que conllevan, son premios muy artificiales y con muy pocos beneficios en nuestro perro. Finalmente la decisión es tuya, y si aún así decides seguir ofreciendo carnazas a tu peludo estos son algunos puntos que debes tener bien en cuenta para darle una opción más responsable:

  • Cuida la calidad. La mayoría de las carnazas son de muy mala calidad, generalmente las adquirimos sin leer o preguntar de dónde provienen o cómo fueron tratadas. La solución es tratar de ser muy selectivo o comprar otras opciones.
  • Cuidado con lo artificial. Las carnazas muchas veces son sobre tratadas con elementos muy venenosos como arsénico y formaldehído.  A la hora de elegir una carnaza pon mucha atención en si son demasiado blancas, tienen un aroma artificial o  si en vez de volverse blandas se rompen en pedazos; si es así seguramente la carnaza fue intervenida con más productos químicos nada saludables para tu perro.
  • Busca las más naturales. Existen una gran variedad de tamaños e incluso colores sin embargo procura siempre comprar las carnazas de color blanco, esas son las más naturales generalmente, evita por completo las que tengan colores.
  • Revisa su procedencia. Esto es muy importante ya que muchos estudios han concordado en que las carnazas fabricadas en Estados Unidos son de mayor calidad que las que son hechas en China. Incluso una investigación realizada por Humane Society International detectó que algunas carnazas hechas en Tailandia están mezcladas con piel de perro, lo cual es sumamente preocupante y aterrador.
  • Mantenlo en supervisión. Nunca dejes a tu perro solo en casa o fuera de tu vista con la carnaza. Como mencionamos anteriormente un mal pedazo ingerido puede causar ahogamiento, siempre mantenlo vigilado.
  • No se los des muy seguido. No le des más de un hueso de carnaza a la semana.

Recuerda que ser un dueño responsable y ofrecerle productos de mayor calidad a tu peludo es otra forma de demostrarle cuanto lo amas. Así que para la siguiente que consideres consentirlo con un premio piénsalo dos veces y haz una compra más responsable, muchas veces lo barato puede salirnos caro.

Escribe lo que buscas y presiona Enter